Cuando se trata de topes reductores de velocidad vial para estacionamiento o de detención, nos viene a la mente los bordillos de concreto, estos en ocasiones no resultan la mejor opción ya que pueden provocar daños en las ruedas, llantas o incluso las defensas, por este motivo tenemos a nuestra disposición en el mercado una serie de productos para el estacionamiento fabricados en hule, que a diferencia de los topes de concreto no ocasionan daños a los coches.


Reductor_de_velocidad2


Muchas veces cuando nos estamos aproximando al límite de la plaza de aparcamiento, nos paramos a pensar si podremos ocasionar daño al vehículo y no precisamente contra una columna o pared, sino porque hay instalados topes de hormigón, para evitar este miedo muchos centros comerciales y zonas de aparcamiento están sustituyendo sus viejos topes por unos mucho más amigables y que absorben mejor el impacto cuando detiene el coche, de hecho resultan mucho más cómodos que sus antecesores.

Reductor_de_velocidad3
Estos topes están fabricados con caucho reciclado y garantizan una gran resistencia al uso, además no deterioran ninguna parte de los vehículos aunque se impacte fuertemente contra ellos. Suelen distribuirse en dos colores amarillos y negro, para que resulten más vistosos y sean más fáciles de detectar cuando realizamos la maniobra de aproximación.

Su instalación es muy sencilla y a diferencia de los de concreto no precisan de obra previa para ser colocados, simplemente van atornillados al suelo. Lo más importante cuando se instalan esta clase de protecciones es delimitar y medir correctamente la distancia de la plaza, dejando margen de sobra para que los vehículos de cualquier clase nunca lleguen a impactar contra la pared, otros coches o una columna.