¿Siempre tienes problemas de liquidez? ¿Te cuesta tener dinero para ahorrar? ¡Entonces hay algo que estás haciendo mal! Y ente este artículo te mostraremos qué es.

No estás comprometido con la adquisición monetaria: Todos deseamos tener dinero, pero muy pocos están comprometidos a conseguirlo o hacer los esfuerzos requeridos. Una vez hayas tomado la decisión, será más sencillo y fácil hacer dinero. Las personas se hacen rico, en primer lugar, a nivel interno, luego a externo.

No dispones de un plan: El plan será nuestro mapa, si no sabes a dónde deseas ir no lograrás llegar a ningún lado. Elaborar un plan implica tiempo, no puede hacerse en un día ya que es un proceso que requiere conectar aquello en lo que eres capaz y/o bueno, en conjunto a lo que es factible en tu situación actual.

No tienes formación enfocada en la gestión monetaria: Carecer de dinero se debe, de forma directa, a carecer de formación en relación al mismo. Determinar lo que es un activo o un pasivo, desde la perspectiva de gestión del dinero, es algo desconocido para la gran mayoría de las personas, a pesar de ser conceptos muy básicos.

No tienen idea de cómo ahorrar: Muchas personas creen que, por el simple hecho de ganar poco, no pueden ahorrar. Este concepto está muy alejado de la realidad. Ya que el ahorro tiene que ver con la optimización, aún más que con el dinero. Gran parte de las personas tienen inconvenientes no para ahorrar, sino para gastar menos de lo que ingresan al mes.

No tienes ningún control de tu situación económica: Si deseas adquirir la libertad financiera debes tomar decisiones en base a datos. Muchas personas no tienen idea de en qué se les ha ido el dinero, de esta forma no pueden dejar de gastar ya que no saben cuantitativamente en qué lo han gastado.