Cuando probamos una comida deliciosa, debemos saber que en ella confluyen una serie de factores que permiten degustar ese plato, entre los cuales se incluyen los ingredientes y la forma de preparación. Pero además existe un aspecto que juega un papel fundamental, el cual sería la salsa.

Un buen plato siempre cuenta con una buena salsa como acompañante y todo esto tiene una historia

La historia de las salsas

Todos sabemos que las salsas son una combinación liquida de distintos ingredientes y que se presenta de diversas maneras, por lo que contamos asi con algunas más o menos densas o con variadas texturas.

Las salsas son tan importantes que incluso un plato igual, puede variar de acuerdo a la que lo acompañe.

La historia de estas preparaciones comenzó hace mucho tiempo, pero fue a partir del siglo XVIII cuando comenzaron a elaborarse a profundidad las Recetas de salsas, alcanzándose unos niveles de aroma y sabor increíbles para la época.

Fue en ese tiempo cuando nacieron las denominadas salsas madres y a partir del siglo XIX, esta clase de preparaciones comenzaron a considerarse como un pilar fundamental de la cocina necesario para darle vida y valor a los platos.

Pero ¿de qué trata una Salsa Madre?

Las salsas madres tuvieron su nacimiento en la región francesa, o por lo menos la mayoría de ellas pertenecen a esa nación. La primera clasificación de estas fue realizada por Antonine Carême, quien las dividió en 4 clases, pero luego Auguste Escoffier se encargó de ampliar la lista a 6.

Es así como la lista de salsas madres se quedó definitivamente con 6 deliciosas Recetas, entre las cuales se encuentran  tanto aquellas calientes como las frías.

Las salsas madres se denominan así pues sus Recetas sirven como base para la creación de otras derivadas, las cuales incorporan nuevos ingredientes o maneras distintas de preparación, manteniendo los ingredientes iniciales.

¿Cuáles son las salsas madres?

  1. Bechamel: esta famosa salsa combina la leche con grasa y harina (roux) y se añaden aderezos que permiten darle un sabor característico y un olor increíble, los cuales son clavos, nuez moscada, pimienta, sal y cebolla
  2. Holandesa: esta salsa caliente se elabora a partir de una emulsión preparada con las yemas de huevo, limón, mantequilla, vinagre, agua y se adereza con pimienta y canela
  3. Mayonesa: esta famosa emulsión de huevo, aceite y vinagre es ampliamente conocida alrededor del mundo y consiste básicamente en la integración de estos ingredientes en proporciones adecuadas para obtener la textura deseada.
  4. Pomodoro: una salsa con un sabor inigualable, se elabora a partir de tomate en puré, mantequilla, tomillo, laurel, ajo, azúcar, sal, pimienta y tocino.
  5. Española: esta salsa se elabora a partir de la integración de roux con un caldo llamado mirepoix el cual integra cebolla, zanahoria y apio. Además se agregan tomillo, tocino, laural, pimienta y sal
  6. Velouté: esta salsa es bastante sencilla pues se  elabora a partir de la mezcla de pimienta blanca con rox, agregándose nuez moscada y sal. Sin embargo sirve de base a múltiples preparaciones.