Los alimentos son muy importantes y fundamentales para el ser humano, por lo cual es necesario garantizar su correcto funcionamiento en los distintos establecimientos donde estos se estén distribuyendo, todo bajo una correcta manipulación, empleando técnicas metodológicas que permitan no poner en riesgo la salud de los consumidores. Por lo cual es de vital importancia tener en cuenta que para evitar que los alimentos en la cocina sufran algún cambio se pongan reglas de inocuidad e idoneidad.

            Cuando nos referimos a inocuidad, nos referimos que los alimentos deben garantizar no afectar al consumidor, por lo cual se engloban aquellas medidas de seguridad donde se debe mantener actividades controladas desde la producción hasta el consumo del alimento. La idoneidad por otra parte, es cuando aquel alimento es apto para el consumo humano, dado el uso que se le vaya a dar.

            La OMS (Organización Mundial para la Salud), expresa como concepto que la higiene de los alimentos es el conjunto de medidas por la cuales se garantiza la inocuidad, salubridad y el valor intrínseco de cada uno de los alimentos, abarcando desde su cultivo, su producción hasta el consumo del mismo.

            No solo nos referimos a una la manipulación de estos alimentos, también debemos estar conscientes de la cría, comercialización, los sacrificios. También se deben tener ciertos procesos sanitarios que eviten contaminar por medio de las bacterias humanas los alimentos, aunque esto alimentos no solo se pueden infectar en la cocina, pues se puede dar por, aire, agua y el mismo suelos donde se cosechan.

¿Qué es la OMS?

            Organización Mundial para la Salud, entidad creada por la Organización de las Naciones Unidas. La OMS se encarga de gestionar políticas sanitarias en todo el mundo, fue creada en una iniciativa por el Consejo Económico y Social de la ONU, que tuvo su primera reunión en 1948. Esta se encuentra representada por más de 193 países miembros de la Organización, siempre con reuniones en el mes de Mayo.

            La OMS se compone de 6 oficinas regionales con autonomía, estas son la EMRO (Oficina Regional para el Mediterráneo Oriental), la EURO (Oficina Regional para Europa), la AFRO (Oficina Regional para África), la Organización Panamericana de la salud (Oficina Regional para las Américas y por último la SEARO (Oficina Regional para Asia Sur-Oriental).

            El objetivo principal que tiene la OMS, es poder garantizar al planeta entero de un grado máximo de salud, para que estos puedan estar en un completo bienestar tanto físico, mental y social. Todo esto por medio de la implementación de acciones para combatir epidemias, normas de vacunación, desarrollo de programas para poder combatir enfermedades y promover la vida saludable como una actividad central de la Organización.

Funciones de la OMS

            En la cocina no solo se implementan leyes para poder mantener os principios éticos y mejorar aquellos problemas sanitarios, también en múltiples establecimientos donde se están incumpliendo ciertos procedimientos referentes a la salud de los alimentos.

            Entre las funciones de la OMS tenemos:

  • Estar siempre al corriente sobre las situaciones que tengan como tema la salud, marcando recomendaciones e impulsando estas mismas a los demás países.
  • Colaborar en el plano político, con la creación de leyes y principios éticos que permitan mejorar los problemas sanitarios.
  • Establecer una serie de normas y procedimientos que permitan la práctica correcta y eficaz de los alimentos.
  • Mantener los conocimientos valiosos a los habitantes sobre todo aquella investigación que permita mantener informados a todos.
  • Procurar la calidad de vida de todas las sociedades, promoviendo temas preocupantes de la salud, asegurando convenios y alianzas con los demás.