El uso de la plancha y aparatos para crear un look espectacular sin dañar el cabello es posible. Solo debes usar una buena protección térmica o  de calor para el cabello y conocer las normas necesarias para utilizar esta fuentes de calor.

El peinado que pienses hacerte utilizando una de estas fuentes de calor, sea plancha o rizador, el cabello será más vulnerable. Una plancha puede transformar los rizos más rebeldes en mechones suaves y lisos. Pero la temperatura por alcanzar son altas hasta 220 grados puede llegar a provocar serios daños.

Con el tiempo pueden aparecer puntas abiertas y el cabello tiende a romperse con más facilidad, evítalo utilizando una buena protección  térmica antes de hacer el procedimiento. Aplica un Spray protector liso Asiático antes de proceder a utilizar la fuente de calor. Aparte de proteger tu cabello facilitará el peinado y evitara el calor localizado.

Utiliza plancha para el cabello con revestimiento cerámico para moderar el calor y repartirlo uniformemente.

Uso adecuado de las fuentes de calor y protección del cabello.

  • Debes secar bien el cabello antes de utilizar la plancha o fuente de calor, aplicar el calor sobre el cabello mojado deteriora la cutícula capilar.
  • Aplica producto de acabado para proteger el cabello del desgaste producido por el calor una buena protección térmica.
  • Utiliza champú y acondicionador de Fiber Therapy que además de proteger el cabello, facilitaras el peinado.
  • Aplica el protector de calor para el cabello cuan este aún mojado así facilitaras su distribución y una máxima protección térmica.
  • Rocía el Spray a unos 20 0 30 cm de separación del cabello, lee las instrucciones para mantener la distancia ideal. 
  • Lugo de aplicado el protector, peina suavemente con un peine de cerdas anchas para repartir el producto.
  • Aplica semanalmente la mascarilla selladora de Fiber Therapy para cabello seco para evitar que el calor dañe tu cabello.
  • El calor al que se somete periódicamente el cabello debilita la cutícula haciéndolo más vulnerable, y se vuelve más sensible a los rayos ultravioleta, para evitar más daño evita el uso de peines y horquillas de metal.
  • Evita usar utensilios con revestimiento metálico, opta por aparatos con revestimiento cerámico.

Un pequeño error.

No creas que con aplicarte champú, suavizante, mascarilla una vez a la semana, el serum anti encrespamiento, y crema de peinar la protección térmica antes de usar la plancha no es necesario.

El uso de protección térmica es indispensable, aún más cuando el cabello es teñido, decolorado o con mechas, ya que el cabello tratado tiende a secarse más, y con el uso continuo de planchas solo conseguiremos deshidratarlo aún más.

En el caso de que decidas usar protección térmica en crema debes aplicar una cantidad necesaria, o la cantidad justa, luego de haber secado completamente el cabello.  Si prefieres usar un spray aplica el puf por lo menos de 20 a 30 cm de distancia del cabello.

Si cuentas con tiempo puedes aplicarlo mechón por mechón, a medida que pasas la plancha o hacerlo en todo el cabello con anticipación.