Dinamarca es un país europeo y muchos sueñan con visitarlo. Esto ocurre porque este país posee unos lugares que vale la pena conocer y la calidad de sus ciudadanos. También se le conoce como el país más feliz del mundo, lo cual hace que se convierta en una atracción para conocerlo.

Por lo tanto, Dinamarca, es una buena  elección para pasar unas merecidas vacaciones y conocer un poco sobre la historia de este país. Para ello, cuenta con sitios históricos que pueden conocerse durante la visita al país europeo.

Sitios históricos

Existe una lista de lugares llenos de historia sobre Dinamarca y algunos de ellos son:

  • Iglesia del Espíritu Santo: Esta iglesia es una de las más antiguas y se fundó en el siglo XV. Una de las características más importantes de la iglesia es que sus puertas están talladas y simulan las historias contadas en la biblia. Además cuenta con un  impresionante portal y está ubicada en la calle Stroget. En ocasiones la iglesia funciona como centro de eventos y conciertos para el disfrute de los ciudadanos.
  • El Castillo de Kalo: Este castillo se ubica a unos kilómetros de la ciudad de Aurhus. Se construyó con la finalidad de servir como base para la protección de las rebeliones de los campesinos y la nobleza. En 1313 se construyó por el rey Erico VI y sirvió también como una defensa militar. Para el año de 1660 cuando el rey Federico III convirtió al país en una monarquía absoluta, ya este castillo perdía su función original.
  • Palacio de Augustenborg: Es un castillo que se encuentra ubicado en la zona sudoeste de augustenborg y tiene un estilo Recocó.
  • Krudttarnet: Es un fortín que está ubicado en Frederikshavn y se construyó en los años de 1686 y 1690. Se construyó para que sirviera como defensa y por eso fue ubicada en un punto estratégico de la ciudad. Este polvorín sirvió para muchas batallas como en la guerra de las Cañoneras y la Gran Guerra del Norte.
  • Kastelsmollen: Se trata de un molino de viento que se construyó como una precaución en la guerra. En la actualidad, el molino, todavía funciona y forma parte de unos de los tantos molinos de viento que fueron construidos en Copenhague.
  • Catedral de Nuestra Señora de Ribe: Esta es una de las construcciones cristianas con mejor calidad artística. Acá está consagrada la virgen María y se construyó entre 1125 y 1260. Luego la iglesia fue ampliada en pleno siglo XIV con un estilo gótico. Las capillas laterales de la catedral están hechas de ladrillo. En 1883 y 1904 se realizó una restauración de la catedral y sus torres son de distintos tamaños.
  • Ruins under Cristianborg: Se trata de las ruinas de un castillo que fue levantado en el suelo del castillo de Cristianborg. Desde acá se puede observar como las ruinas protegían al castillo de los piratas. Además también se encuentran las ruinas de una prisión para los políticos y los criminales.

¿Qué comer en Dinamarca?

Lo primero que las personas se fijan a la hora de viajar es en la comida. Cuando de viajar se trata, se evalúan ciertas condiciones para escoger el destino perfecto y la gastronomía es un punto clave. Al viajar en lo primero que preguntarán es ¿Qué tan buena estuvo la comida en ese lugar? y por eso es que, la comida es importante a la hora de hacer un viaje.

En cada país la gastronomía varía y son diferentes en cada lugar. Para muchas personas, la comida en Dinamarca, no suele ser muy llamativa porque es muy diferente al resto.  Es común que estas tierras sirvan pescados crudos, arenques marinados, el uso de hierbas y eneldo, etc. Pero al visitar a este país no puedes perder la oportunidad de probar los platos típicos y vivir una experiencia diferente.

Como en todo país, Dinamarca, cuenta con lugares donde sirven comida internacional y comida rápida, pero en realidad es preferible  probar la comida que tiene para ofrecer Dinamarca y así conocer mejor al país.

A pesar de que es distinta a la mayoría, la comida en este país tiene su encanto y sus razones para enamorar  más de uno. Su gastronomía no es muy conocida internacionalmente y por eso puedes perder la oportunidad de probarla cuando tengas la oportunidad.