Si creías que por tratarse de Italia todo lo que puedes comer es pizza y pasta, pues déjame decirte que estás muy equivocado al respecto.  Milán es una de las mejores ciudades que tiene Italia, por no decir la única y esta misma se ha ganado su reputación debido a todo el bagaje cultural y artístico que esta misma representa para muchas otras localidades en el mundo.

Y precisamente al resaltar esto, su gastronomía es algo de lo  no se queda en el olvido por lo que una vez que pruebes alguno de sus platillos estrellas quedarás con ganas de más y de hospedarte por otro tiempo más de lo necesario. En sí, la comida de Milán es muy alabada, tanto así que sirve de ejemplo en la cocina Mediterránea.

La comida que sirven en la mayoría de los restaurantes de Milán no es cara, pero si debes estar alerta de sitios que sean exclusivos pero es algo de lo que no hay que preocuparse si se busca bien. Lo que sí es bien peculiar es que se cobra los cubiertos aparte, pero repito, eso depende de los sitios a que los que vayas a degustar.

Es por ello que te daremos tan solo algunas pistas de todos los platillos que puedes comer en Milán. Sí, tan solo algunos porque definitivamente su gastronomía además de ser deliciosa, es muy amplia.

De aperitivo

Las cenas en Milán comienzan muy temprano, por lo que si acudes a un restaurante al finalizar la tarde, es normal que empieces tu festín con un aperitivo, y nada mejor que pedir una margarita para comenzar la velada. También puedes elegir cócteles que vengan acompañados con jamón y otros ingredientes. Sin duda alguna es la mejor elección que puedes hacer antes de comer.

Las entradas

Optar por las entradas no es un requisito obligatorio para comer en Milán, por lo que si quieres un plato que no te salga tan caro puede escoger el plato principal de una sola vez. El Carpaccio es una de las entradas más populares en Milán, esta consta de láminas de jamón de cerdo sazonado con limón, aceite y otras hierbas que le dan gusto a este bocadillo.

La ensalada caprese es popular en muchas regiones del mundo, en especial en Milán. Los mejores tomates en sintonía con el queso mozzarella son esa perfecta combinación que nuestro paladar ansía antes de un buen plato. Y por supuesto sin dejar a un lado el Vitel Toné y el Prosciutto, que muy bien pueden pasarse con una copa de vino blanco.

Platos estrellas

El Gnocchi es uno de los platos estrellas de Milán. Esta deliciosa pasta está hecha de patatas, agua y harina, y lo mejor de su gusto es con las salsas que puedan servirse. La Cototella Alla Milanese es una ternera que se prepara con empanizado doble, y suele servirse con una buena carga de papas fritas. Lo mejor de estas opciones es que ambas provocan a pedirlas todas.