Una idea del famoso libro La joven de la perla, de Tracy Chevalier, y de su posterior adaptación cinematográfica es que las nubes no son exclusivamente blancas; en realidad, si uno las observa con atención, verá que están compuestas de una extraordinaria gama de colores que abarcan el amarillo, el azul, el gris y hasta el rosa, dependiendo del estadio del día en que las vemos.

Siendo así, probablemente ya no le parezca una idea insípida decorar toda una habitación con ellas, ya que lo que antes le parecía monocromático ahora le parecerá un auténtico arco iris de tonalidades muy diversas. Pero unas nubes no son lo único que puede usted poner gracias a esta sección de fotomurales, sino que hay más, mucho más que extraer del mundo de arriba. En pocas palabras y hablando en clave poética, los fotomurales de cielos sirven para transformar su casa en algo mucho menos cotidiano y más mágico; quizás, gracias a ellos el salón de casa pase a parecer una de las estancias de los dioses, en lo alto de la montaña Olimpo.

Debido a la gran carga simbólica que cierra el cielo en prácticamente todas las culturas de la Tierra, usar adhesivos relacionadas con él consiguen que el mundano se convierta en lo espiritual. Pero es posible que incluso necesite ir más allá y no se conforme con un día de sol despejado o una noche de luna llena; quizás necesita visitar lo que hay más allá, lo que rodea el planeta, y entonces encontrará muy gratificante sentarse a leer al abrigo del sistema solar o de la silueta de Júpiter. Por otra parte, un manto de estrellas puede que le invite a dormir y seguramente encontrará igual de tranquilo el reflejo de una luna que mengua al mar. Si todas estas opciones le seducen Debería buscar en profundidad entre una cantidad enorme de fotomurales que existen en la actualidad en internet; encontrarás lo que estés buscando, y sino puedes siempre puedes pedir que te hagan uno personalizado.

Convierte tu techo en un horizonte de luminosidad donde todos los días hace un sol radiante, con la gran naturalidad conseguida con los fotomurales y vinilos de hoy en día, te parecerá que al mirar hacia arriba estás mirando a través de una cristalera. O también puedes pegar un fotomural donde se aprecien los cielos de alguna gran ciudad como París, Londres o Barcelona, cuando nuestros ojos recaigan en ella será como estar allí, y seguro que nuestra cabeza se llena de los bellos recuerdos que algún día llenaron nuestro corazón al pisar tales idílicos paisajes.

En definitiva, si quieres una decoración fundamentada en intentar que las paredes no existen y el lugar donde has colocado dicho fotomural no existe, esta es tu mejor opción sin duda alguna. Gracias a la naturalidad de los diseños actuales esa función queda completamente cumplida y soliviantada. Además al ser fotomurales inmensamente populares no vas a tener problema en encontrarlos y además podrás hacerlo a precios realmente competitivos.