Una de las cosas más confusas a la hora de elegir una cámara digital es decidir cuántos megapíxeles debes buscar. La respuesta depende de lo que se pretenda hacer con las fotos.

En primer lugar, hay que saber qué es un píxel. En términos de impresiones digitales, un píxel significa simplemente un punto de color que compone la imagen. Un megapíxel equivale a un millón de píxeles. Cuantos más megapíxeles tenga una cámara, mayor será la cantidad de información que registre.

La forma más fácil de decidir qué buscar es saber qué tamaño de impresión vas a hacer con tu cámara. Una cámara de un megapíxel está bien para los que no piensan imprimir las fotos, sino que se limitan a colgarlas en Internet. Una impresión pequeña, por ejemplo de 4 x 6, será aceptable con esta cámara.

Una cámara de 2 megapíxeles te permitirá producir impresiones de 5 x 7 de buena calidad y de 8 x 10 de buena calidad. Con una cámara de 4 megapíxeles se pueden obtener impresiones de 8 x 10 de excelente calidad y de 11 x 17 aceptables, y con una cámara de 5 megapíxeles se pueden obtener impresiones de 11 x 17 de alta calidad.

La mayoría de las familias consideran que una cámara de 3,2 megapíxeles es la mejor opción. La calidad de las impresiones de 5 x y 8 X 10 es muy buena, pero los archivos en el ordenador no son tan grandes como para preocuparse por la falta de espacio.

Cualquier cámara de más de 5 megapíxeles es innecesaria para todos, excepto para los profesionales de la fotografía; incluso entonces, sólo aquellos que necesitan impresiones de tamaño póster encuentran que vale la pena pagar tantos megapíxeles. La mayoría de los fotógrafos independientes consideran que 4 ó 5 megapíxeles son suficientes para obtener impresiones de excelente calidad.

La elección es tuya. Fíjate en lo que piensas hacer con tus fotos y luego decide. En la mayoría de los casos, gastar el dinero para aumentar el zoom óptico y reducir los megapíxeles es la mejor opción.