Cuando no se hace uso de los neumáticos, físicamente en las cubiertas, al estar mucho tiempo expuesto a la intemperie, es posible que la goma de los mismos se seque, lo que provocaría marcas o grietas qué perjudicarían la resistencia de los mismos acortando su vida útil.
Asimismo,  los neumáticos al ser las únicas partes del automóvil que se encuentran en constante contacto el suelo, por lo que es importante mantenerlos en óptimas condiciones.
Es por ello, que durante el año debido a los cambios en las condiciones climatológicas, se realizan intercambios de los neumáticos, es posible que haya que almacenarlos para volverlos a utilizar en otro período de tiempo.
Por esto es necesario almacenarlos y para hacerlo de una manera correcta, que no perjudique su calidad, es necesario hacerlo en el lugar correcto. Por lo que hay que tener en cuenta una serie de consideraciones.
 neumaticos sub
Dónde almacenar un neumático
Antes de almacenarlos
Cuando se necesite almacenar un neumático, es menester marcarlos con algún marcador o tiza, y dejarles un aviso sobre cual es la posición de cada uno de ellos en el automóvil (trasero izquierdo, delantero derecho, etc).
En el momento en el que se almacena un neumático, es muy importante inspeccionar el interior del mismo en busca de cualquier rastro de agua o humedad que pueda ocasionar oxidación en las capas metálicas de la carcasa del mismo.
Con respecto al ambiente donde los neumáticos deben ser almacenados, se puede decir que estos deben estar en un lugar fresco, protegido de la luz y ventilado constantemente.
Temperatura de almacenamiento
Al almacenar un neumático, es importante que la temperatura de almacenamiento no sea ni muy caliente ni muy fría. Es decir, entre 15 a 25 grados centígrados y siempre alejados de las fuentes de calor directa debido a que podría dañar el caucho de los mismos.
Superficie de almacenamiento
Las superficies en las que se apoyarán los neumáticos deben estar limpias, preferiblemente sin ningún tipo de sustancia química, o hidrocarburo como la gasolina o el diesel, que pueda causar daño en la goma.
Si es posible, la más recomendado es que los neumáticos sean almacenados dentro de una bolsa, así se puede evitar el polvo y la humedad del exterior.
Posición
Los neumáticos sin llantas deben ser depositados de forma vertical, a manera de evitar que ocurran algunas posibles deformaciones, tampoco deberían estar levantados en el aire, suspendidos por los flancos, ya que esto también los podría deformar.
En el caso de los neumáticos con llantas, estos deben ser llenados a la mitad de la presión ideal del mismo.
Además, si este es el caso, lo más recomendable es hacer lo contrario al almacenamiento de las cubiertas sin llantas, es decir, suspenderlos en el aire a través de sus rines, ya que así se evitan las posibles marcas o deformaciones.
Después del almacenado
Es posible que un neumático presente ciertas marcas o hundimientos que deja el almacenado, sin embargo, esto debería desaparecer después de unas cuantas horas de uso debido a la presión de la cámara de aire y el calor del ambiente.
Sin embargo, existen neumáticos para altas velocidades, los cuales por sus propiedades físicas, son más propensos a sufrir deformaciones, por lo que es recomendable tener consideraciones especiales para los mismos.
Lo mismo ocurre con las cubiertas de perfil estrecho, pues son más propensos a sufrir daños o irregularidades en la goma.
Almacenaje de neumáticos dentro del vehículo
Siempre se va a necesitar de un neumático de repuesto, por lo que hay que almacenar un neumático, en la cajuela del vehículo o el exterior, lo más idóneo es que sea dentro, cubierto por algo que evite contacto con grasas o aceites.